¿CÓMO EVITAR LOS EFECTOS DE LA CONTAMINACIÓN AMBIENTAL?

Además de las vías respiratorias, los ojos también pueden verse afectados con la contaminación ambiental.
Las partículas de polvo, el humo de los coches y fábricas, los ácidos esparcidos en el… Me Interesa

Además de las vías respiratorias, los ojos también pueden verse afectados con la contaminación ambiental.

Las partículas de polvo, el humo de los coches y fábricas, los ácidos esparcidos en el aire y la luz ultravioleta son los fenómenos que más afectan negativamente a nuestros ojos.

Además, el cambio climático y la escasez de lluvia también contribuyen a que se disparen las alarmas de contaminación en las grandes ciudades y con ello aumentan las enfermedades oculares como conjuntivitis, cataratas o blefaritis, entre otras patologías.

¿Cómo nos afecta?

La sequedad y la contaminación ambiental provocan unos síntomas muy particulares en nuestros ojos como irritación, escozor, ardor, enrojecimiento y lagrimeo.

Una de las estructuras más afectadas es la película lagrimal, cuya función es conservar la transparencia de las capas oculares y evitar que el ojo se reseque al contacto con el aire.
Estos problemas no son graves, pero si debido a estas molestias nos frotamos los ojos, sí podemos originar una infección o una lesión ocular.

Higiene, la mejor medida

  • Como medida preventiva, la más efectiva es el uso de gafas de sol para evitar que nuestros ojos entren en contacto con el aire, con el polvo y demás agentes externos. Además, las gafas de sol nos protegen de los daños de los rayos ultravioletas.
  • Es importante no tocarse ni restregarse los ojos con las manos. Cuando los ojos nos piquen y escuezan podemos utilizar colirios que devolverán la humedad y refrescarán el globo ocular.
  • Favorecer la humedad ambiental, para ello podemos utilizar humidificadores en nuestro hogar u oficina.
  • Mantener limpios los filtros de los sistemas de ventilación y acondicionamiento del aire ( de casa, del coche…) para que proporcionen un aire fresco, filtrado y libre de contaminantes.
  • Los niños son más susceptibles a los efectos de la contaminación ambiental, ya que aún no tienen los sistemas y órganos totalmente desarrollados, al contrario que los adultos. En concreto los menores de 5 años son los que tienen más riesgo de sufrir efectos indeseables de la contaminación.

 


 

¿Qué opinas sobre esta noticia? Déjanos tus comentarios y consúltanos en nuestra óptica de valladolid.

 

Quizás te interese también: ‘APARTA LOS MALOS HUMOS DE TU VISTA’

 

Deja un comentario

Tu dirección de email no se publicará. Campos necesarios *